Comparte este artículo:

Noticias

Los cambios de conducta, mejor que los fármacos para reducir la obesidad

Revisión de la evidencia y recomendación sobre las intervenciones conductuales para pérdida de peso con el objetivo de prevenir la morbilidad y mortalidad relacionadas con la obesidad en adultos.
El pasado mes de septiembre, el Grupo de trabajo de servicios de prevención de los Estados Unidos (USPSTF) publicó el informe de la evidencia y, a continuación, una declaración de recomendación sobre las intervenciones basadas en cambios en la conducta en comparación con las que utilizan el consumo de fármacos para lograr pérdida y mantenimiento del peso con el objetivo de prevenir la morbilidad y la mortalidad relacionadas con la obesidad en adultos.
La obesidad es una enfermedad crónica que está asociada con numerosos factores de riesgo y problemas de salud entre los que son destacables un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y ocho tipos de cáncer. Por todo ello, la obesidad aumenta en gran medida la discapacidad de las personas. Esta enfermedad crónica también se asocia con un mayor riesgo de mortalidad global, en especial, en las persones que tienen menos de 65 años.
En este contexto, las cifras de sobrepeso y obesidad son muy alarmantes en la mayor parte de los países del mundo, destacando la situación de los Estados Unidos en donde más del 35 % de los hombres y del 40 % de las mujeres padecen obesidad en la actualidad.
El primer objetivo de Grupo de trabajo fue revisar de forma sistemática, la evidencia científica con relación a los beneficios y los posibles efectos adversos de las intervenciones relativas a la pérdida de peso y al mantenimiento de la misma. Las intervenciones podrían fundamentarse en cambios relacionados con la conducta e intervenciones farmacoterapéuticas. En base a la evidencia encontrada, el segundo objetivo del Grupo de trabajo fue el de actualizar la recomendación del 2012 del USPSTF sobre la detección de la obesidad en adultos.
Para realizar la revisión, el Grupo llevó a cabo una búsqueda en cuatro bases de datos (MEDLINE, PubMed Publisher-Supplied Records, PsycINFO y el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados) se revisó estudios publicados hasta el 6 de junio de 2017. También se recopilaron los ensayos registrados en ClinicalTrials.gov y en la Plataforma de Registro de Ensayos Clínicos Internacionales de la Organización Mundial de la Salud, en el caso de los ensayos que estuvieran realizándose hasta la fecha de agosto de 2017. Por otra parte, también se revisaron en otras fuentes publicaciones hasta el 23 de marzo de 2018 y se volvieron a evaluar los estudios de revisiones anteriores. Los estudios seleccionados fueron ensayos clínicos aleatorizados (ECA) que se centraron en la pérdida de peso o el mantenimiento de la pérdida de peso, relacionados con la reducción de la obesidad y posibles efectos secundarios.
Después de realizar la búsqueda exhaustiva, los científicos seleccionaron 122 ensayos clínicos aleatorizados (N = 62,533) y dos estudios observacionales (N = 209,993). Ofrecemos los principales resultados a continuación:
Características de las intervenciones conductuales para pérdida y mantenimiento de la pérdida de peso:

  • Las intervenciones fueron diseñadas para ayudar a los participantes de los estudios a mantener una pérdida de peso mayor o igual al 5% a través de la combinación de cambios en la dieta y un incremento en la actividad física.
  • La mayoría de las intervenciones se realizó en un periodo de 1 a 2 años y la mayoría tuvo 12 o más sesiones durante el primer año.
  • Muchas de las intervenciones estuvieron enfocadas en resolver problemas, identificar barreras, automonitoreo del peso, apoyo con otras personas en la misma situación y prevención de recaídas.
  • Las intervenciones también proveían herramientas para apoyar la pérdida de peso y el mantenimiento de la misma (por ejemplo: podómetros, balanzas, vídeos de ejercicios)

Resultados de las intervenciones para perder peso y para mantener la pérdida de peso basadas en tratamiento de la conducta y en el consumo de fármacos en comparación con los grupos control:

  • Los sujetos con prediabetes en los grupos intervención presentaron un 34% menos de riesgo de desarrollar diabetes (entre un 11% y un 49%) (riesgo relativo, 0.67 [IC 95% 0.51, 0.89]).  

Grupos con intervenciones basadas en el tratamiento de la conducta vs grupos control (sin intervención):

  • Los estudios con intervenciones basadas en el tratamiento de la conducta reportaron más peso en 12-18 meses (pérdida media de 2,39 kg; IC 95% -2.86, -1.93), datos pertenecientes a 67 estudios (n = 22,065).
  • Se produjo menor recuperación del peso (media -1,59 kg; IC 95% -2.38, -0.79), datos de 8 estudios (n = 1,408).
  • No se reportaron efectos adversos con relación a las enfermedades cardiovasculares cuando los sujetos participaron en intervenciones conductuales.

Grupos con intervenciones basadas en el consumo de fármacos vs grupos control (sin intervención):

  • Los estudios con intervenciones basadas en el consumo de fármacos de 12 a 18 meses reportaron mayor pérdida de peso o menos recuperación de peso (pérdida de peso de -0,6 kg a -5,8 kg).
  • También se produjeron mejorías en la calidad de vida en algunos estudios con fármacos, pero sin una relevancia clínica significativa.
  • Las tasas más altas de eventos adversos se asociaron a mayores tasas de abandono en los grupos en los que se intervenía mediante fármacos.

Los resultados más importantes de esta revisión sistemática indican que las intervenciones de pérdida de peso basadas en la conducta se asocian a una mayor pérdida de peso y una disminución del riesgo de desarrollar diabetes. Las intervenciones para perder peso, mediante el consumo de fármacos, se asociaron con mayores eventos adversos, no así las intervenciones basadas en cambios de la conducta.

Conclusiones y recomendación del Grupo de trabajo
El USPSTF encontró evidencia adecuada de que intervenciones conductuales intensivas y de varios componentes en adultos con obesidad pueden producir mejoras clínicas significativas en el peso y en la incidencia de diabetes tipo 2 en adultos con obesidad y niveles de glucosa en plasma altos; el beneficio de estas intervenciones fue identificado como moderado.  Además, los posibles efectos negativos de las intervenciones conductuales intensivas y con múltiples componentes en adultos con obesidad son mínimos o nulos.
Por consiguiente, el USPSTF concluyó que se puede ofrecer a adultos que presentan obesidad intervenciones basadas en cambios en la conducta para la pérdida y el mantenimiento de la pérdida de peso (beneficio moderado), siendo la conclusión principal que el grupo de trabajo, USPSTF, recomienda a los médicos que ofrezcan a adultos con obesidad (IMC ≤30) someterse a intervenciones conductuales intensivas y multicomponente (recomendación de grado B).
Para acceder a la revisión sistemática realizada por el USPSTF haz clic en el siguiente enlace: https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2702877
Para acceder a la declaración de recomendación del USPSTF haz clic en el siguiente enlace: https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2702878